Las excelentes previsiones de turismo para este verano, han desatado una importante oleada de contrataciones en el sector de la hostelería.

 

Tanto es así, que en la Seguridad Social se han registrado casi 200.000 nuevos cotizantes la mayoría de ellos en el sector del turismo. Hoteles, restaurantes y discotecas o centros de ocio, se preparan para hacer el agosto – nunca mejor dicho- este verano.

Estas previsiones, tiran también de otros sectores como por ejemplo el de la seguridad privada. La figura del vigilante de seguridad, se hace imprescindible en hoteles, centros de ocio, discotecas o zonas de copas, lo que se traduce en una mayor contratación de profesionales especialmente en los puntos costaneros.

Sin duda alguna, esta es una coyuntura perfecta para aquellas personas en edad de trabajar que busquen una salida de futuro laboral. Para ser vigilante de seguridad hay que superar las pruebas preceptivas que marca el Ministerio de Interior. La Academia Levantina, líder en Valencia en la preparación de profesionales de la seguridad privada, imparte un curso preparatorio para las pruebas del MI, un curso de unos dos meses de duración en el que el alumno adquiere tanto los conocimientos como la preparación física necesaria para superar holgadamente la prueba final.

Una vez el alumno obtiene el título de Vigilante de Seguridad que le capacita para ejercer de inmediato su profesión, puede seguir formándose en otras especialidades de la seguridad privada como por ejemplo: transporte de seguridad, seguridad aeropuertos, en centros hospitalarios, etc.

Esta formación adicional, le abre todavía más el elenco de posibilidades laborales con mayores y mejores ventajas profesionales. En definitiva, apostar por la seguridad privada es una opción segura de futuro profesional en todos los aspectos.

Centenares de vigilantes de seguridad, formados en la Academia Levantina disfrutan ya de una estabilidad laboral con mucho futuro. Información en la web Academia Levantina o en el 963 515 600.